Cuerito

Desde que estaba en la licenciatura me di cuenta que las razones que me atraían al estudio de los mensajes, las cámaras fotográficas y las películas eran sencillamente una compilación de hobbies de los que esperaba, al menos un futuro asegurado en mis intereses personales. No fui nunca una alumna brillante. Me permití sencillamente continuar con sencilla tarea de ver películas y hacer resúmenes a medias de Umberto Eco y a fingir que admiraba a Henry Jenkins.

Sigue leyendo